Con el fin de prevenir la propagación de enfermedades infecciosas, respiratorias y gastrointestinales y mitigar sus efectos, es importante implementar acciones para disminuir el riesgo de transmisión del virus de humano a humano durante el desarrollo de todas sus actividades.

Cada clínica, hospital y entidad prestadora de salud deberá adoptar protocolos de bioseguridad, prevención y promoción para la mitigación de los microorganismos en las zonas de mayor afluencia.

La limpieza y desinfección en hospitales está determinada por el nivel de carga bacteriana en cada zona, un adecuado protocolo de higiene equivale a una mayor seguridad de los pacientes, visitantes y personal médico, siendo clave a la hora de reducir la cantidad de microorganismos que puede tener un área, superficie, objeto o ambiente.

1. Limpieza:

Se entiende la limpieza como el proceso mediante el cual se elimina la suciedad, incluyendo materia orgánica, que puede tener agentes infecciosos que encuentran condiciones favorables para sobrevivir y multiplicarse. En los ambientes clínicos y hospitalarios se deben realizar dos tipos de limpieza:

  • Limpieza rutinaria: Aquella que es realizada de forma diaria mediante la aplicación de técnicas de limpieza básica.
  • Limpieza terminal: Una limpieza más completa que se realiza después de intervenciones o altas hospitalarias.
 

2. Desinfección:

En el sector salud es necesario desinfectar minuciosamente todas las superficies y objetos potencialmente contaminados en las diferentes zonas que han sido ocupados por pacientes, instrumental médico, biomédico, con el fin de minimizar los riesgos de infección del paciente entrante, visitantes y personal médico.

 El método ideal para la limpieza y desinfección se aplica bajo 3 principios:

  1. De lo más limpio a lo más contaminado.
  2. De arriba hacia abajo.
  3. De adentro hacia afuera.
 

¿Qué desinfectantes usar en el sector?

Es importante que, a la hora de escoger el desinfectante ideal para ambientes y superficies de consultorios, clínicas y hospitales se tenga en cuenta la efectividad con los microorganismos según la zona, la existencia de estudios de efecto residual, certificaciones y avales para el uso en dispositivos o áreas médicas, estabilidad, revisar si requiere enjuague y si presenta o no riesgos a la salud.

Se recomienda un desinfectante biodegradable, que no genere olores ni espuma, sin triclosán y sin fenoles. Los siguientes agentes químicos presentan estas propiedades y son los más recomendados para usar en el sector salud:

  • Orthophthaldehído
  • Glutaraldehído
  • Cloro orgánico (dicloroisocianurato de sodio)
  • Hipoclorito de sodio
  • Formaldehído
  • Peróxido de hidrógeno
  • Ácido peracético
  • Amonios cuaternarios

 

Limpieza y desinfección constante en las áreas, superficies y ambientes de clínicas y hospitales:

  • Se deben establecer protocolos de limpieza y desinfección, preferiblemente con productos biodegradables avalados y de alta calidad que cuenten con ficha técnica y concentraciones de insumos adecuados.
  • Para evitar la contaminación cruzada en cada clínica y hospital, deberá existir un sitio habilitado para el lavado e higienización.
  • Para evitar la propagación de bacterias y virus, es importante realizar una adecuada limpieza y desinfección total en las zonas comunes, habitaciones, equipos médicos, ambientes, entre otros.
  • Se debe asegurar que los procedimientos de limpieza y desinfección se realicen de manera consistente y correcta, de acuerdo con lo establecido en el manual de bioseguridad de la entidad prestadora de salud de acuerdo a la clasificación de las áreas (críticas, semicríticas, no críticas y generales)
 

¿Dónde se debe desinfectar constantemente?

  1. Superficies próximas a los pacientes, con alta frecuencia de contacto.
  2. Superficies donde la contaminación está asumida como segura.
  3. Superficies con contaminación visible (sangre, pus, heces, etc.)
  4. Superficies donde se deposita el instrumental médico.
  5. Desinfección terminal en habitaciones o áreas que han albergado pacientes infectados o en casos de brote.
  6. Cuartos y elementos de aseo
  7. Elementos de protección personal completos.
  8. Paños
  9. Elementos de marcación
  10. Instrumental médico.
 

Nebulización de ambientes: abarca todos los espacios

El ambiente en el sector de la salud es de por sí, uno de los lugares de mayor generación y difusión de las infecciones dado que a él llegan personas portadoras de enfermedades infecciosas y respiratorias, donde es importante desinfectar todos los espacios.  La nebulización es el método de administración de un desinfectante líquido mediante vaporización o dispersión en forma de pulverización, donde se generan gotas entre 10 y 50 micrómetros que pueden estar más tiempo en el aire y llegar a lugares donde los procesos de limpieza y desinfección no puedan llegar, como techos, estructuras altas, extractores, entre otros.

Desinfección en seco a base de Dicloroisocianurato de Sodio para limpieza y desinfección de dispositivos médicos:

El Dicloroisocianurato de Sodio ha sido avalado por la la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) como apto para tratar el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19. Gracias a su amplio espectro de acción y estabilidad, mantienen por más tiempo la concentración de cloro, utilizando una molécula más estable y eficiente, diferente al hipoclorito de sodio y calcio usados hoy en día. Son biodegradables, de pH neutro, no afectan las superficies y no manchan la ropa.

Es un potente viricida, bactericida, fungicida, esporicida con una efectividad mayor, su combinación de detergente y desinfectante elimina bacterias, virus y otros microorganismos de interés a nivel hospitalarios, de superficies, equipos, instrumentos, dispositivos medios y biomédicos

Es ideal para limpiar y desinfectar todas las áreas, ambientes y superficies, no requiere enjuague con agua potable después de aplicar la solución desinfectante, además cuida los recursos naturales, siendo este amigable con el medio ambiente y biodegradable. 

¿Cómo desinfectar con Klaxinn Tabs Detclork?

En el sector de la salud y entornos sanitarios se debe realizar la limpieza y desinfección dependiendo de la zona, así mismo se clasificará los riesgos evitando posibles contagios. Dentro de las zonas están:

  • Zonas críticas o de alto riesgo: Donde la carga bacteriana de estas áreas es superior al 60%, es el caso de quirófanos, urgencias, salas blancas, habitaciones en aislamientos, entre otros.
  • Zonas semicríticas: Donde la carga bacteriana se sitúa ente 20% a 60%, suelen ser áreas de tratamiento, llevándose a cabo una actividad médica no invasiva.
  • Zonas no críticas: Son aquellas zonas con una presencia menor al 20% de bacterias, corresponden a zonas administrativas, entre otro, donde no se lleva una actividad sanitaria o farmacéutica.
 

La categoría de cada espacio siempre lo determinará la carga bacteriana que se concentre y que se convierta en un foco de infección en un momento determinado, es por esto por lo que dependerá del tipo de zona la cantidad de ppm a utilizar en los ambientes y superficies. Consulta con nuestros asesores la cantidad adecuada para tu empresa.

Es imprescindible seguir un protocolo de limpieza y desinfección en el sector salud, con el fin de eliminar cualquier tipo de riesgo de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria.

COMPARTIR:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados