Desinfección Hospitalaria

Garantiza la excelencia en las instituciones de salud con protocolos de alta calidad en limpieza y desinfección

Las instituciones de salud están sujetas a regulaciones estrictas en cuanto a limpieza, desinfección y control de infecciones, ya que la protección del personal médico, operativo, personal asistencial, visitantes y pacientes es primordial. Por eso la importancia de contar con un protocolo de limpieza y desinfección adecuado se vuelve indispensable, debido a que la ausencia de un programa eficiente puede tener consecuencias significativas para la institución, ya que el incumplimiento de estas normativas puede poner en riesgo la vida de los pacientes, sanciones y costos financieros dentro de la institución. Por ello, en Klaxen entendemos la importancia de asegurar espacios bioseguros para prevenir y controlar infecciones hospitalarias.

La importancia de contar con un protocolo en las instituciones de salud

La constante afluencia de personal médico, el uso de equipos médicos y la presencia de pacientes con condiciones de salud específicas requieren un enfoque detallado en la limpieza y desinfección, ya que si no se realiza de una manera adecuada pueden existir diferentes riesgos:

  • Riesgo de la vida de los pacientes: La falta de procesos de limpieza y desinfección de alta calidad pueden poner en riesgo la vida de los pacientes y personal médico, ya que, en un informe de la Organización Panamericana de la Salud, las infecciones intrahospitalarias provocan la muerte de aproximadamente 700,000 personas por año en el mundo y se estima que, si no se toman medidas, en 2050 la cantidad aumentará a 10 millones de personas*.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., aproximadamente 1 de cada 31 pacientes hospitalizados tiene al menos una infección asociada al cuidado de la salud en cualquier día dado. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que las infecciones nosocomiales afectan a millones de pacientes en todo el mundo cada año, y son una causa significativa de morbilidad y mortalidad.

  • Costos de brotes de enfermedades por malas practicas de limpieza y desinfección: Los brotes de infecciones nosocomiales (infecciones adquiridas en el hospital) pueden resultar extremadamente costosos. Un estudio publicado en el American Journal of Infection Control estimó que las infecciones del sitio quirúrgico pueden costar hasta USD $25,546 por caso. Las infecciones del tracto urinario relacionadas con el uso de catéteres y las neumonías asociadas a ventiladores también incurren en costos significativos.

Así mismo, un estudio realizado en un hospital de Bogotá reveló que el costo medio total de hospitalización fue de USD $6,329 en pacientes con infecciones nosocomiales (NI), en contraste con USD $1,207 en pacientes no infectados. Además, se observó una mayor mortalidad en el grupo con NI (31.6% versus 5.1%).

Además de los costos directos del tratamiento como antibióticos, tratamientos específicos, y pruebas diagnósticas adicionales. Así mismo, hay costos indirectos, pueden incluir la pérdida de ingresos debido a la disminución de la capacidad del hospital para admitir nuevos pacientes, así como la posible reputación negativa que puede sufrir la institución como resultado de los brotes de infección, como la prolongación de la estancia hospitalaria (un promedio de 7 días adicionales por infección), el uso de recursos adicionales, y la pérdida de ingresos debido a la reducción de la capacidad del hospital para admitir nuevos pacientes.

  • Deterioro de equipos y planta: El uso incorrecto de productos de limpieza y desinfección puede llevar a la corrosión y el daño prematuro de equipos médicos costosos. Por ejemplo, la desinfección inadecuada de endoscopios puede llevar a la necesidad de reparaciones costosas o incluso a la sustitución completa del equipo.

Además, el incumplimiento de los protocolos de limpieza y desinfección puede resultar en la contaminación de equipos estériles, lo que no solo conlleva costos de reemplazo, sino también el riesgo de provocar brotes de infecciones.

  • Consecuencias legales: Las instituciones de salud pueden enfrentar multas y sanciones si se descubre que no cumplen con las normativas de limpieza y desinfección, lo que añade otro nivel de costos financieros; ya que, en caso de que un paciente se vea afectado negativamente por el uso de equipos contaminados o mal funcionamiento, las instituciones pueden enfrentar demandas legales, lo que no solo implica costos financieros sino también daño a su reputación.

Por estas razones, es importante diseñar un protocolo personalizado que se adapte a las necesidades y urgencias de cada área, destacando:

  • Invertir en medidas preventivas como la mejora de los protocolos de limpieza y desinfección, la capacitación del personal en control de infecciones, y la vigilancia de infecciones nosocomiales puede resultar en ahorros significativos al reducir la incidencia de estas infecciones y, por lo tanto, sus costos asociados.
  • Garantizar la seguridad y salubridad del personal médico, asistencial y de los pacientes.
  • Eliminar riesgos de infecciones derivadas de la suciedad, implementando controles de limpieza frecuentes en áreas de difícil acceso.
  • Cumplir de manera exhaustiva con las normativas de salud e higiene, validando que los procesos e insumos sean adecuados para el sector.
  • Mejorar la calidad de los procesos mediante listas de chequeo y programación para desinfectar elementos biomédicos en el consultorio tras cada atención a pacientes.

Estas medidas son esenciales para garantizar entornos seguros y minimizar riesgos. Para ello, se identifican zonas que requieren protocolos específicos, y se recomienda:

  • Programar limpieza y desinfección durante cambio de paciente o cada que sea necesario, en áreas críticas, semi-críticas y no críticas.
  • Proporcionar instrucciones sobre medidas de seguridad y el uso de Equipo de Protección Personal (EPP) para los colaboradores encargados.
  • Establecer especificaciones para la limpieza y desinfección de dispositivos biomédicos y superficies, cada cambio de turno del personal.
  • Definir periodicidad y horarios de limpieza para zonas de alto contacto.
  • Implementar técnicas y listas de chequeo para mantener el orden en los procesos de limpieza y desinfección.

En Klaxen, nos esforzamos por proporcionar tranquilidad y seguridad en los programas de limpieza y desinfección en instituciones de salud, velando por la salud tanto de pacientes como del personal médico. Nos adherimos estrictamente a las normativas de salud, ofreciendo espacios bioseguros y libres de microorganismos patógenos. Todo respaldado por un acompañamiento constante de nuestros expertos.

¡Te invitamos a explorar más sobre nuestros procesos aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *